×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...

Dónde comer las mejores croquetas de Sevilla

11 lugares donde las croquetas explotan, se deshacen y están llenas de sabor.

Marco Ulpio Trajano Marco Ulpio Trajano

Dónde comer las mejores croquetas de Sevilla

Si uno lleva la honestidad por bandera, puede ponerse por delante caviar, magret de pato, steak tartar, foie o cualquier otro manjar, que lo que a todos vuelve los ojos chiribitas son las croquetas. Es una verdad como una catedral que no hay mejor alimento sobre la faz de la tierra y que las mejores, amén de la tradición de nuestras cocinas, las preparan madres y abuelas. Gustan a todo el mundo, no necesitan adornos, las componen ingredientes baratos y se prestan a introducir sabores y vanguardia. Saca boli y toma nota porque a continuación te vamos a enseñar dónde comer las mejores croquetas de Sevilla más allá de los límites de tu casa:

Casa Ricardo

Es el paraíso de los croqueteros. No son de este mundo. Si además te gusta el ambiente cofrade este es tu sitio. A día de hoy la gente no sabe cómo hacen los cocineros para crear la croqueta tan crujiente por fuera y casi líquida por dentro. Un plato coronado por croquetas y sus inconfundibles chips harán las delicias de tu comida.

📍 c/ Hernán Cortés, 2

Becerrita

En el restaurante Becerrita sirven tiene auténticas delicias desde 1988 y sus croquetas, bien conocidas en la ciudad, son una de ellas. Nuestras favoritas son las croquetas de rabo de toro. Es tal la devoción por este alimento que en ocasiones han llegado a celebrar la semana de la croqueta.

📍 c/Recaredo, 9

El Rinconcillo

Si existe en Sevilla un establecimiento hostelero que no necesita presentación, ese es El Rinconcillo. Su historia y tradición gastronómica le precede y, a este respecto, sus croquetas no se quedan atrás.

📍 c/ Gerona, 40

Antigua Abacería de San Lorenzo

En este templo de la gastronomía sevillana las croquetas cambian cada día y siempre son un placer de Dios. La hay con cierta predilección, como son las de calamares en su tinta con corazón de alioli. Eso sí, lo mejor para juzgar es probarlas todas.

📍 c/ Teodosio, 53

El Disparate

Sin complicaciones ni vanguardias. En El Disparate saben que una buena masa es la estructura que puede convertir una croqueta en un manjar. Y por eso aquí las hacen de carne y jamón, crujientes y ligeras.

📍 Alameda de Hércules, 11

El Sella

La de cabrales y nueces que elaboran con mimo en El Sella son un imprescindible de la cocina asturiana afincada en Sevilla, del tapeo en Triana y del buen comer, en general, en toda la ciudad.

📍 c/ Pureza, 4

Bar Cibeles 2

Es uno de los míticos bares del barrio de Triana que siempre está lleno. No sabemos si será por sus bajos precios o por sus serranitos, pero de lo que sí estamos seguros es que sus croquetas de puchero han contribuido a su fama.

📍 c/ Justino Matute, 12

Petit Comité

De espinacas y gorgonzola o de jarrete y trufa, sus croquetas son una sorpresa al paladar que no hay que dejar de probar.

📍 c/ Dos de Mayo, 30

Palo Cortao

Pequeñas lágrimas rebozadas de jamón, bechamel y otros secretos configuran una de las tapas más aparentemente sencillas pero deliciosas de este local cerca de las setas. Aquí de vinos saben y mucho y sus recomendaciones fuera de carta son un imprescindible estación tras estación.

📍 c/ Mercedes de Velilla, 4

Perro Chiko  

Esta es una parada obligada porque sus croquetas de rabo de toro te llevarán directamente a la cocina de tu abuela.

📍 c/ Regina, 2

Plato Plató

Lo mejor de su carta son las croquetas de gorgonzola y boletus, aunque sus croquetas de puchero no tienen nada que envidiarles. El precio es más que razonable.

📍 c/ Felipe II (esquina con calle Progreso)

Gastronomía