¡Alerta! Estas 10 palabras sevillanas podrían desaparecerer

flamencas

Si hay algo que tenemos que mantener en Sevilla a toda costa es ese vocabulario tan rico en matices que se ha transmitido de generación en generación. Últimamente hemos notado que son muchas personas las que han dejado de usar estos vocablos. Os vamos a decir qué palabras son con el fin de que estas nunca se lleguen a perder. Ya sabéis, ¡hay que difundir la palabra!

Búcaro: es un recipiente de cerámica que contiene agua. Lo que viene a ser un botijo.

bucaro

Amanglado: dícese de alguien que está esnortado o en la parra.

Calentitos: pocas personas lo dicen ya, pero todavía hay un sector de la población sevillana que cuando va a comprar churros dice “voy a por calentitos”.

churros

Barzón: dar barzones es lo mismo que salir a pasear por gusto. Por ejemplo: me voy a barzonear un poco por Santa Cruz.

Chochitos: forma cariñosa con la que se referían los sevillanos a los altramuces. Aunque tampoco es plan de salir a la calle y gritarle a tu madre “me voy a comer chochitos con mis colegas”.

altramuces

Vaina: todavía se oye en la calle de vez en cuando esta palabra. La usamos para referirnos a alguien que es un soplagaitas. Es un sinónimo de ‘imbécil’, pero más sutil.

Gandinga: viene a ser toda la casquería como los riñones, las criadillas, la lengua y demás exquisiteces.

callos

Balsa: el médico lo llamará mucosidad en la garganta, pero tu madre te dirá que lo que tienes son balsas.

Enguachinar: ¿os acordáis cuando limpiaba Cenicienta el suelo de palacio? Pues eso es enguachinar. Limpiar a la vieja usanza sin fregonas, ni otros modernos artilugios.

cenicienta

Sollo: hoy en día lo usamos para referirnos a alguien rellenito, pero ¿sabíais que el sollo es un esturión?

 

Tags:

  • Mostrar comentarios

Deja un comentario

Ads

Te puede interesar

plazadearmas4

Los Morancos nos traen su propio villancico y las Campanadas

Los hermanos Cadaval, más conocidos como Los Morancos, han publicado un vídeo en Youtube ...

BarGranaOro

Los mejores flamenquines de Sevilla

Al igual que las bravas, un flamenquín nunca falla. Es más, sólo pensar en ...