×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...

The Times dedica un reportaje a Sevilla como destino navideño

Un reportaje que destaca las virtudes de la ciudad, con recomendaciones para disfrutarla al máximo en diciembre.

Ariana Buenafuente Ariana Buenafuente - Redactora

The Times dedica un reportaje a Sevilla como destino navideño

Las alabanzas a Sevilla por parte de la prensa internacional ya no sorprenden a nadie. La ciudad hispalense es foco de atracción y los mejores rankings y publicaciones la sitúan entre las mejores ciudades europeas para pasear, uno de los destinos más deseados en invierno.

Le ha tocado el turno al aclamado periódico The Times, quienes han dedicado un reportaje completo en torno a Sevilla en Navidad. Nada de la atmósfera primaveral de la ciudad y sus vivos colores pasado febrero. En esta ocasión, la periodista británica Elaine Kingett, afincada en Sevilla desde hace un año, reivindica las maravillas que ofrece la ciudad a lo largo del mes de diciembre. El reportaje en cuestión arranca con estas palabras.

Me enamoré de Sevilla hace ocho años; acostumbrada al tono gris y al mal humor de Hackney —un distrito de Londres— llegué al sol abrasador, a los cielos de cobalto, a las prístinas calles de adoquines con naranjos… fue una revelación.

En concreto, Kingett desgrana las bondades de la gastronomía sevillana. Desde una tostada untada en una generosa capa de manteca colorá, la «carne misteriosa que hay en latas tras el mostrador» hasta los emblemáticos churros. En lo relativo al almuerzo, la periodista se decide por Eslava y Palo Cortao, dos restaurantes de primera «en los que puede resultar terriblemente difícil encontrar mesa si no se reserva con antelación». Mención a parte para el Rinconcillo como «delicia y una institución».

«Nadie parece emborracharse, pelear y gritar».

Sevilla es una ciudad increíblemente segura, hay una gran diversidad de lugares en los distintos barrios para comer y beber, nunca he tenido una mala experiencia en ninguno de ellos… planifique con antelación y lea las guías, pero no se estrese y reserve tiempo para relajarse y absorber las vistas y los sonidos.

A Elaine Kingett, en su periplo vital por la ciudad, tampoco se le ha escapado que el clima sevillano es una delicia. «Estamos en un lugar donde, pese a las temperaturas de seis grados a las nueve de la mañana, podría almorzar al aire libre y sin abrigo a 21 grados a media tarde». No faltan en su relato los conventos de la ciudad, el Jueves o el mercado de filatelia que alberga cada domingo la Plaza del Cabildo. Sevilla es, parafraseando a la periodista, una ciudad en la que «se debe encontrar tiempo para tomar las castañas asadas con sal de los vendedores ambulantes de temporada».

Noticias