Munigua, la antigua ciudad romana de la provincia de Sevilla

mulva-munigua_ediima20150123_0014_13
Probablemente no hayas oído hablar de ella, pero  Munigua es una ciudad romana que destaca por no seguir el modelo de urbanismo romano.

El yacimiento arqueológico de Mulva-Munigua se encuentra en los alrededores de Villanueva del Río y Minas, en las primeras estribaciones de la Sierra Morena de la provincia de Sevilla. Se halla en una zona de tradición minera.

1024px-Foro_vista_general
Fuente: Wikimedia Commons

Los orígenes de este conjunto arqueológico se remontan al siglo IV a.C., aunque la ciudad cuyos restos hoy podemos visitar es del siglo I-III d.C.  Munigua era probablemente el mayor productor de hierro de toda la Bética romana y durante siglo y medio fue el centro político, administrativo y religioso en la Vega del Guadalquivir y las primeras estribaciones de la Sierra Norte.

Domina la ciudad un majestuoso Santuario que se erige sobre la Colina Sagrada. Es la construcción más emblemática y está dedicado al culto de Fortuna y Hércules. Es curioso porque este tipo de asentamientos no se ven en la Península Ibérica, sino en Lacio (Italia).

1024px-Vista_general_munigua
Fuente: Wikimedia Commons

Por delante del Lacio, a un nivel más bajo está el templete del tipo de podio, que se erige en una pequeña plaza. Está dedicado a Mercurio.

La ciudad también contaba con los habituales edificios existentes en toda urbe romana: un foro, una basílica, termas, viviendas, murallas y una necrópolis. Destaca el hecho de que a diferencia de lo habitual en el trazado urbanístico, esta ciudad no sigue un trazado octogonal, sino que respeta las formas naturales de la Colina Sagrada.

1200px-Munigua
Fuente: Wikimedia Commons

Munigua fue decayendo paulatinamente a pesar de que el emperador Vespasiano les concediese el derecho latino a sus ciudadanos y había elevado la ciudad a la condición de Municipio Flavio Muniguense. Pero a partir del siglo IV el mineral se agotó y tras un terremoto la población romana abandonó el lugar.

Si quieres visitar este enclave, te advertimos que el yacimiento se encuentra en una finca privada que no permite el acceso a los vehículos, por lo que tendrás que aparcar en la zona del apeadero de Renfe (en desuso) e ir andando hasta la zona o en bicicleta.

¿A qué esperas para visitar estos vestigios del Imperio Romano?

 

Fuente de la información: Sal por Sevilla / Junta de Andalucía / Página oficial de Turismo de Andalucía

Fuente de la imagen de portada: El Diario

(Visited 7.497 times, 18 visits today)

Te puede interesar