×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Cultura

Vuelve la abuela de dragones para comentar ‘La Casa de Papel’

By Sevilla Secreta

Vuelve la abuela de dragones para comentar ‘La Casa de Papel’
Para aquellos que acogían con más ilusión los comentarios de la abuela de dragones que el propio capítulo de Juego de tronos.

Acabó la serie más mítica de los últimos años y con ella parecía despedirse también nuestra abuela de dragones. Pero habida cuenta de la calidad de muchas otras series, ¿Cómo podíamos dejarla escapar?

La sevillana Guadalupe Fiñana ha anunciado en un mensaje en «sagram» (Instagram) que volvería a la carga, en esta ocasión comentando «La Casa de Papel».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Guadalupe Fiñana (@abueladedragones) el

 Y es que fueron muchos los mensajes de seguidores sugiriendo otras series para continuar su carrera como seriéfila, speaker y youtuber.

«Cariño, ya estamos con La casa de papel. Ahí tengo mi televisor ese grande para verla con ustedes y voy a comentarla. A ver cómo me sale mi arma, que esto no es Juego de Tronos, pero vamos si le gusta a ustedes. Que a lo mejor no le gusta… Pero vamos, yo haré lo que pueda».

Ternura entre costuras

Otro documento audiovisual que no tiene desperdicio. Entre las opciones que barajaba estaban «Las chicas del cable», Piqui flandi («Peaky Blinders») o «El cuento de la criada». Sin embargo, esta última opción no terminaba de convencer a nuestra abuela favorita.

«Esa es muy fuerte para una vieja como yo. Porque tú te imaginas las palabrotas que le decía al ese que salía y…Me van a meter en la cárcel. Me faltó poco para arañar a los tíos. Me gustó, pero esa no la puedo yo narrar. Lo que ustedes quieran mejor».

Su canal de Youtube alcanza ya los 8.714 nietos. Y somos más de 57.000 niños del sagram. Casi nada, Guadalupe.

Siempre alegre, humilde, divertida y auténtica es el reflejo de muchas de nuestras abuelas. La ternura y la generosidad incondicional, y todo el arte sevillano en añadidura.

«Os tenéis ir acostumbrando a que yo me tengo que marchar. A ver si viene alguien que me reviva. Que venga la Bruja Roja y me resucite a mí. No, pero esa ya se murió, tiró el collar y se pulverizó. Niña, dejadme ya a ver si termino esto. ¡No grabarme más!».