Tomasín, el niño que volvió del más allá para salir de nazareno

fantasma-tomasin-niño-nazareno-sevilla
Conocido como el nazarenito fantasma, Tomasín se ha convertido en el espíritu más entrañable de Santa Isabel.

Aunque Casper nos pueda parecer una historia de ficción que nunca podría suceder, en Sevilla tenemos nuestro propio fantasmín que murió a tierna edad dejando cosas importantes que hacer en vida. Nuestro Casper hispalense se llamaba Tomasín y su historia es tan dramática (o más) que la del personaje cinematográfico.

A sus 7 u 8 años, Tomasín había perdido a su madre y vivía en el número nueve de la calle Vergara con su padre, con el que pasaba poco tiempo porque este trabajaba en la red ferroviaria de San Jerónimo. Por este motivo, el padre decidió hablar con las hermanas del convento de Santa Isabel para que se hicieran cargo del cuidado durante sus prolongadas ausencias.

Las monjas le hicieron este favor al padre y se quedaron gustosamente a Tomasín, cuya mayor ilusión era salir de nazareno para acompañar al Cristo de los Gitanos, hermandad ubicada en el templo de San Marcos. Tenía tantas ganas de cumplir este sueño que las monjas le hicieron una túnica para que hiciera el recorrido.

cristo_de_los_Gitanos
Cristo de los Gitanos. Fuente: Wikimedia Commons

Aquel era el mayor sueño de Tomasín. Contaba los días que quedaban para ver satisfecho su sueño, pero este deseo se truncó durante la Cuaresma cuando el niño enfermó gravemente y a los pocos días falleció.

El padre quedó devastado y no era para menos. Había visto morir a su esposa y ahora a su hijo. Las monjas también estaban muy afectadas porque le habían cogido un cariño especial al niño, así que se pasaban el día rezando por su alma. Aunque lo más significativo que hicieron fue amortajar a Tomasín con la túnica de nazareno que le habían cosido.

Pero fue el suceso que tuvo lugar durante el Viernes Santo lo que más impactó a toda la población de Sevilla: cuando el grupo de nazarenos que acompañaba al Cristo de los Gitanos atravesó la plaza de Santa Isabel buscando la iglesia de San Marcos vieron a un niño salir del convento con una túnica, un antifaz y una vara. A todos les pareció una irresponsabilidad por parte de los padres que no controlaran a su hijo, por lo que le siguieron hasta que el niño dobló una esquina y cuando fueron a por él, tan solo vieron una vara tirada en el suelo.

Los nazarenos llevaron esta vara a las monjas a la mañana siguiente y estas casi se desmayan, puesto que la vara original había desaparecido el día anterior. De esta forma, descubrieron que la fe de Tomasín lo había traído de vuelta a la vida, cumpliendo así su sueño.

Desde entonces, se dice que si estás por el convento de Santa Isabel durante la madrugada del Viernes Santo y ves a un pequeño niño con una vara, podrías estar ante el espíritu del pequeño Tomasín, que vuelve del mundo de ultratumba para volver a acompañar a su Cristo de los Gitanos.

 

Fuente: El Correo Web / Leyendas de Sevilla / La Caja Cofrade

Fuente de la imagen de portada: Leyendas de Sevilla

 

Tags:

You May Also Like

maraton sevilla

El keniano Erikus Titus bate el récord del Maratón de Sevilla y Paula González gana en la categoría femenina

Ayer se celebró la la trigésimotercera edición del Maratón de Sevilla y el keniano Erikus Titus no solo ...

kiko_rivera_reference

¿Reconoces a estos sevillanos en su tierna infancia?

Algunos son idénticos, pero el cambio de otros es inexplicable. Estás muy acostumbrado/a a ver a estos famosos ...

Monumento Antonio Machado

El monumento a Machado del Palacio de Dueñas sufre un ataque vandálico

El monumento en memoria del poeta Antonio Machado ha sido la última víctima de un “acto vandálico” tras ...