×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Noticias

Encuentran ratas negras asociadas al brote de peste de 1649 en las excavaciones de la Puerta de la Carne

Sevilla Secreta Sevilla Secreta

Encuentran ratas negras asociadas al brote de peste de 1649 en las excavaciones de la Puerta de la Carne

En 2017 las excavaciones arqueológicas en el edificio regionalista del antiguo mercado de Puerta de la Carne descubrieron vestigios del antiguo matadero y de los muladares del mismo. Junto a ellos, se hallaron restos óseos de 684 animales (vertebrados e invertebrados) entre los que también se han encontrado 26 ratas negras.

En lo que respecta a estos roedores, podrían estar conectadas con el mortífero brote de peste que asoló Sevilla entre mayo y junio de 1649.

Así, se desprende de una investigación paleobiológica y tafonómica sobre el material faunístico rescatao del subsuelo del mercado. Puerta de la Carne se construyó según el diseño de Gabriel Lupiáñez Gely y Aurelio Gómez Millán entre 1927 y 1929. En 2017 se iniciaría estas catas arqueológicas motivadas por el proyecto de restauración y remodelación del recinto.

El estudio, titulado ‘El registro faunístico del mercado de la Puerta de la Carne de Sevilla (siglos XV-XVII)’, está firmado por los miembros del Laboratorio de Paleobiología del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH).

En este trabajo, recogido por Europa Press, estos expertos dan cuenta de que las catas arqueológicas acometidas en el mercado de la Puerta de la Carne reflejan una estratigrafía que «comienza en el siglo XV coincidiendo con la construcción del matadero» en el citado enclave y alcanza hasta el siglo XVII.

«Acumulación» de ratas

Con relación al material faunístico rescatado de la investigación, los autores del estudio precisan que se encontraron 2.960 restos óseos, dentales o de conchas de un total de 684 ejemplares.

A partir de ahí, los autores de este trabajo señalan especialmente los huesos de extremidades y vértebras correspondientes a 26 ratas negras. Asimismo, exponen que «la acumulación de ejemplares podría deberse a la muerte de un grupo in situ o a una acumulación producida por humanos después de haberlas matado».

Al hilo, rememoran los episodios de peste acontecidos en la ciudad. Así, los investigadores destacan que el brote de peste «más importante» que vivió Sevilla se produjo en 1649. La población experimentó un drástico descenso de 140.000 a 60.000 habitantes.

«En este caso, la cantidad de ejemplares de rata negra podría tratarse de un testigo fósil de alguno de esos periodos críticos en la historia de Sevilla», indican estos investigadores. Además, señalan que los restos de estas ratas negras estarían relacionados con «con alguno de los brotes de peste negra».