×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...

Una iniciativa altruista en Twitter hace que los Reyes Magos pasen por tu calle

Fernando de Córdoba lleva varios años alimentando la ilusión de los más pequeños el Día de Reyes con una idea que se ha convertido en una bonita tradición.

Ariana Buenafuente Ariana Buenafuente - Redactora

Una iniciativa altruista en Twitter hace que los Reyes Magos pasen por tu calle

Era víspera de Reyes de 2017 cuando a Fernando de Córdoba –más conocido en redes como @gamusino– se le ocurrió una idea para sorprender a sus sobrinos mientras paseaba por Madrid: «Salí una tarde antes de Reyes a dar una vuelta y saqué una foto a oscuras de mi calle. Entonces pensé: oye, pues si le pongo con Photoshop las siluetas de los camellos mis sobrinos seguro que van a alucinar cuando lo vean. Les puedo decir que iba dando un paseo y he pillado a los Reyes Magos de improviso«, explica por teléfono a este medio.

Decidió compartir el resultado en Twitter y la imagen tuvo una gran repercusión en redes. Al año siguiente, el 5 de enero de 2018, y acordándose de las reacciones a su montaje, volvió a compartir la misma imagen animando a cualquiera que quisiera a enviarle una fotografía de su calle para colocar en ella las siluetas de Melchor, Gaspar y Baltasar.

La respuesta fue inmediata y el tuit se viralizó: «Me encontré esa noche haciendo como unas 300 fotos. Otro chico de Twitter, Adri, se unió también porque me vio desbordado. Me fui a dormir a las 3 o las 4 de la mañana. Se hizo Trending Topic, fue una cosa enorme», recuerda.

Cinco años y muchos montajes después de aquel primero, la de colocar a los Reyes Magos en calles de toda España se ha convertido en una bonita tradición del Día de Reyes en Twitter que este año también tendrá lugar: Fernando ya ha publicado en su cuenta la noticia de que estos fotomontajes vuelven a estar en marcha en 2022.

¿Cómo funciona?

«Es muy sencillo: en mi Twitter ya he publicado un hilo en el que le explico a la gente el procedimiento. Hay dos opciones: pedir que te la hagamos nosotros o, quien se anime, puede editarla por su cuenta con nuestros materiales«, señala.

En el primero de los casos, para quienes no tengan nociones de edición o no hayan quedado satisfechos con cómo les ha quedado, pueden pedir que les hagan el montaje publicando la fotografía en Twitter con el hashtag #FotoALosReyesMagos. «Lo único que pedimos es que la foto sea oscura y tenga amplitud para poder colocar bien a los Reyes», comenta Fernando. «Creo que gran parte de la magia de la Navidad juega con el misterio, con la ilusión. No queremos hacer una foto súper realista, lo que queremos es una sombra, una silueta que se ve al fondo y que los niños pueden interpretar y completar en su imaginación».

La otra opción es hacer el montaje uno mismo: «He puesto las plantillas de las siluetas para que la gente se las descargue en transparencia y si sabe usar Photoshop o algún programa de retoque puede integrarlas en su fotografía. También tenemos un chico que ha hecho stickers para Telegram y otro que ha hecho una plantilla para una web que te hace el montaje sola«, añade. Todos esos recursos pueden encontrarse en el hilo que ha compartido en Twitter.

¿Cómo se puede colaborar?

Imagen cedida por Fernando de Córdoba (@gamusino)

Fernando habla en plural porque no está solo en el proyecto: después de la avalancha de peticiones el primer año, han sido muchos voluntarios y voluntarias las que se han ofrecido a echar una mano y ayudar con los fotomontajes. «Este año no sabe cuántos se apuntarán porque se acaba de publicar, pero el año pasado hicimos más de 1.500 fotos y calculo que fuimos unos 30 voluntarios. Cada uno se implica en la medida en que puede: hay gente que hizo un par y gente que hizo cientos». Entre ellos hay desde personas anónimas hasta otras que no lo son tanto, como el director de arte de El País, Diego Areso.

Para colaborar como voluntario o voluntaria, en el propio hilo de Twitter hay un enlace al grupo de Telegram en el que los voluntarios van hablando, comentando y coordinando el trabajo. «Si no, simplemente hay que buscar el hashtag #FotoALosReyesMagos, estar atento cuando alguien publique una y hacerla. No hay un mínimo, no hay un máximo, cada uno hace lo que puede y como buenamente puede. Lo único que pedimos es que cuando alguien vaya a hacer una foto avise, porque si no nos podemos solapar y a lo mejor acabamos haciendo tres personas la misma y dejamos a una persona desatendida.»

«Yo creo que a todos nos hace ilusión sentir que somos parte un poco de la ilusión de los niños, ¿no? Lo que más me gusta de la Navidad es precisamente este juego que hacemos que es como una gran conspiración mundial para crear un poco de magia«, comenta.

«Me hace mucha ilusión no tanto por mí, que además no tengo hijos, tengo gatos [risas], sino por ver a toda la gente haciendo esto altruistamente«, continúa Fernando. «Hay personas que el primer año nos pidieron que les retocáramos una foto y ahora, unos años después, han aprendido a hacerlo ellos mismos y se unen como voluntarios para ayudar a otros. Lo bonito es que la gente se ha subido al barco».

Aunque el pico de actividad se registra estos días, de Córdoba no ha dejado de editar fotos de los Reyes Magos en todo el año. «Hay gente que me ha mandado su foto por privado en agosto, gente que te las manda a mediados de enero porque van a ver a la familia tiempo después, sobre todo el año pasado que fue tan difícil lo de viajar… No hay un momento en el que empiece y otro en el que veas que ya has hecho la última».

«Mis hijos me miran como si fuera su heroína»

Imagen cedida por Fernando de Córdoba (@gamusino)

Sus sobrinos, por quienes empezó todo, ya saben lo que hay detrás de los Reyes. Todos excepto el pequeño, que está en esa edad en la que ya se empieza a dudar. «De hecho mucha gente me escribe a raíz del proyecto y una mamá me dijo que le gustaba la iniciativa porque este probablemente sea el último año que su hijo crea, y quería que tuviera ese último momento de ilusión antes de que se lo contemos. Me parece bonito que seamos parte de ese último momento de crearles la ilusión», dice Fernando al otro lado del teléfono.

Lo más esperado por todos –padres, madres, voluntarios y voluntarias– son las reacciones de los más pequeños, lo que le da sentido al proyecto. «Una mujer nos mandó un vídeo de sus hijos viendo la foto y hay papás y mamás que te cuentan que luego han ido presumiendo en el patio del colegio de que sus padres le sacaron una foto a los Reyes. Hace poco conocí en persona a la madre de uno de ellos y me dijo que desde que le hice la foto sus hijos la miran de otra manera, como si fuera su heroína».

Para Fernando, esto pone de manifiesto que las cosas en Internet no son tan negativas como se tiende a pensar. «Creo que tenemos un sesgo a ver solo lo negativo, pero Internet está lleno de iniciativas como esta, que no pretenden vender nada, no pretenden tener patrocinadores. Simplemente somos un grupo de gente que se presta una noche a estar trabajando haciendo retoques de fotos. Al final también es una manera de sentir que las cosas pueden ser de otra manera. Y mi granito de arena minúsculo es este».

En uno de sus versos, la poeta estadounidense Louise Glück escribió: «Miramos el mundo una sola vez, en la infancia. El resto es memoria». Y quizá proyectos como el de Fernando tengan tanta acogida porque, entre otras cosas, nos traen de vuelta esa mirada y, por un momento, es como si volviéramos a verlo todo por primera vez.

Tags: navidad
Noticias